Saltear al contenido principal

Cristina López

Cuentera, teatrera y “consentida” del humor. Formo parte de «La Isla Amarilla»

Esperaba a mi padre escondida tras la puerta de casa, él llegaba de trabajar de la librería en Madrid. En ese momento le contaba todas mis historias.

Contacto / + info

+34 667 526 835

Públicos

  • Bebés
  • Infantil / Familiar

Nací en 1981 en Madrid, siempre he estado relacionada con la cultura y los libros. Mi padre me inculcó el amor y pasión por las historias y la importancia de llevar a cabo los proyectos en los que tú crees. Me he tomado papillas y yogures en estanterías de color marrón que formaban, vistas desde abajo, un rascacielos de cuentos y libros.

Apasionada, imaginativa, cabezona y picajosa (esto puede ser porque mi abuelo me llamaba “avispa” ya estando en la cuna).

Me considero una persona “consentida” del humor, siempre he ligado con la comedia aunque soy llorona y de las que hacen ruido.

En 1999, dejé de trabajar en el teatro y junto a mi familia abrimos una librería en Parla. En ella, desarrollo mi pasión por los libros infantiles llevando a cabo proyectos como festivales de cuentos (Parlacuenta), cuentacuentos, ferias del libro, seminarios de literatura en coles y programas de animación a la lectura.

Más de 20 años ligada al mundo de la literatura infantil y de la cultura.

Un día caluroso de Octubre, sueño con una isla de color amarilla y ese día empiezo mi gran aventura y proyecto profesional La Isla Amarilla.

Lo tuve claro, retomé mi mundo teatral, mi vida de relatos y navego gracias a los cuentos.

Algunos hitos de mi camino:

  • Fundé mi propia librería reconocida con un sello de calidad y fue gestionada durante 20 años. 1999
  • Formación y trabajo en la “Escuela de teatro de Eusebio Luna”. 1995
  • Formación de Clown con Néstor Muzo. 1996
  • Taller de improvisación teatral con Ángela Conde.
  • Escuela Teatro Improvisado y canto La Jara.
  • Especialista en promoción de la lectura y el mundo editorial.
  • Monitora de ocio y Tiempo Libre.
  • Animadora social.
Volver arriba